Hasta las personas que disfrutan los paseos en bicicleta pueden dudar ante las mañanas invernales más crudas. Se necesita mucha determinación para andar en bicicleta durante los meses más fríos, en especial cuando el carro o el autobús parecen una opción mucho más cálida.

Practicar ciclismo en invierno no solo se trata de fuerza de voluntad (aunque hay que reconocer que se requiere de mucha), también se trata de estar preparado para enfrentar cualquier sorpresa que mande la madre naturaleza.

Hemos enlistado nuestros mejores consejos para mantenerte a ti y a tu bicicleta en las mejores condiciones. ¡Ahora puedes mantener el nivel de exigencia durante todo el año!

  1. Mantenimiento

Darle el mantenimiento necesario a tu bicicleta es la clave para pedalear sin problemas en invierno. Seamos realistas: si un día a las siete de la mañana la bicicleta no funciona, lo más fácil será dejar el casco a un lado y mejor tomar un taxi. Las condiciones del tiempo pueden dañar las piezas con facilidad; la entrada de agua, la suciedad y la sal de la grava del asfalto forman una mezcla que puede dañar todo en un segundo.

Al final del día, utiliza WD-40 BIKE® Desengrasante para limpiar la grasa y la suciedad de las cadenas, las ruedas y los cambios de marcha. Simplemente rocía y limpia con un trapo, repitiendo hasta que el líquido de acción rápida salga limpio. Tomará algunos minutos, pero asegurará la desaparición de cualquier residuo que pueda causar daños.

  1. La limpieza no tiene por qué ser un problema

Limpiar tu bicicleta en verano puede ser una tarea entretenida para el fin de semana, pero para nada se antoja en pleno invierno. Mantener la bicicleta limpia es esencial todo el año, especialmente cuando el lodo, el agua y la suciedad pueden acumularse con rapidez. Prueba con WD-40 BIKE® Limpiador Total, que es un limpiador de bicicletas fácil de usar y le da un lavado total en cuestión de minutos. Simplemente rocía en la bicicleta recién enjuagada, deja que el producto actúe durante unos minutos, luego enjuaga con agua limpia para un acabado brillante. Es seguro de usar en todas partes, desde los manubrios hasta en pedales y asientos. Ahorrarás tiempo, esfuerzo y tendrás una bicicleta limpia el lunes por la mañana.

  1. Utiliza ropa adecuada

Además de cambiar los cuidados de tu bicicleta en invierno, también es necesario cambiar tu guardarropa. Saber qué prendas usar es clave para practicar ciclismo a bajas temperaturas, porque aunque el ambiente es mucho más frío puedes generar gran cantidad de calor corporal con tus movimientos. Invierte en ropa deportiva de calidad que favorezca la eliminación de humedad y buena circulación del aire. De esta manera, cuando te subas a la bici y la sangre comience a bombear no tendrás un golpe de calor. Las partes del cuerpo más propensas al frío, son las que están expuestas a los elementos. Cubrirte es la clave; consigue un buen par de guantes de ciclismo, una banda para mantener calientes tus oídos y algunas medias especiales para evadir la sensación térmica.

  1. Ilumina tu camino 

Es un hecho que el ciclismo puede ser peligroso, especialmente en avenidas concurridas con condiciones desafiantes. Invierte en una buena iluminación para garantizar la visibilidad de otros usuarios en cualquier circunstancia. Las luces LED recargables son una buena opción, y proveen luz necesaria para darte visibilidad y seguridad mientras viajas. Además la ropa con reflejos es una un excelente complemento. Piensa que las chaquetas y chalecos reflejantes pueden ser un verdadero fashion statement. Si quieres combinar con tu bicicleta, utiliza cinta reflejante de alta visibilidad y efectividad para que las llantas destaquen en los faros delanteros.

  1. Lubrica para adaptarte a las condiciones

Todo el mundo sabe que una bicicleta debe estar lubricada todo el año para mantener, proteger y extender la vida útil de sus componentes. Cualquier lubricación es buena, pero en invierno es necesario tomar en cuenta los elementos y si tu producto actual puede hacer frente a condiciones extremas, desde el lodo, la suciedad, la humedad del ambiente, hasta las nevadas, la arena y las temperaturas extremas de la madrugada. WD-40 BIKE® Lubricante de Cadenas para Ambiente Húmedo, está especialmente formulado para resistir a la entrada de agua y repeler el lodo, la tierra y la suciedad. Los componentes se mantendrán limpios y en buen funcionamiento, incluso durante las peores tormentas invernales. Suave y de fácil penetración, puede llegar a los espacios más pequeños y expulsar el agua que de otro modo podría oxidarse, corroerse o congelarse causando daños invisibles. Utilízalo para lubricar las cadenas, los cambios o cualquier pieza que pueda dañarse con el pedaleo.

  1. Revisa tu ruta

Si es la primera vez que andarás en bicicleta durante invierno, entonces no estaría mal analizar tu ruta. Cuando conoces tu destino puede ser fácil seguir la misma ruta todos los días, que generalmente es la que te lleva de A a B en el menor tiempo posible. Pero en invierno puede haber una ruta alternativa, un cruce o incluso una ciclovía que sea más seguro, fácil y mejor para ti. Si esto te da mayor seguridad en el camino, entonces vale la pena alargar el viaje, e incluso puede convertirse en parte de tu ruta de verano también.

Si tienes más consejos nos encantaría escucharlos, sobre todo si has incorporado productos WD-40® BIKE en tu rutina de invierno. Y a todos los ciclistas: cuídense, y ¡sigan pedaleando! 

Canales De Venta

- Almacenes de Cadena 
- Canal Tradicional
- Distribuidores en Colombia y Venezuela
- Portales Online
- Boutique propia

Siguenos

info@importacionesjsj.com 

Llamanos: +57 1 7968750